sábado

PLÁTANO MACHO - PREBIÓTICOS

El plátano verde o plátano macho, pertenece a la misma especie que el plátano común, aunque este es mayor.
El plátano macho crudo tiene un sabor amargo y es indigesto, es por ello que hay que cocinarlo.
Nutricionalmente, el plátano verde es una fuente de fibra, Vit B6, y potasio.
Su elevado contenido de fibra ayuda a regular el azúcar en la sangre y a controlar el peso.
Hoy os cuento como lo cocino para convertirlo en prebiótico. Almidón resistente Tipo 3. 

Las fibras prebióticas no se pueden digerir en el intestino delgado, llegan casi intactas al intestino grueso. Allí nuestras bacterias buenas, se ponen las botas con ellas. Siempre me las imagino con la servilleta al cuello. En una mano el tenedor y en la otra el cuchillo. Las veo relamiéndose con las mejillas coloraditas. Zampando y zampando a dos carrillos. Les encantan las fibras alimentarias, no todas las clases, pero sí muchas, entre ellas las del plátano macho.
Si nuestras bacterias buenas, esas minúsculas y adorables bichillas están bien nutridas, nos resultará muy beneficioso. Crecerán y se harán fuertes a base de fibras prebióticas, y si ellas están bien, nosotros también lo estaremos. 
Aquí vemos la diferencia entre un plátano de Canarias grande y un plátano macho. 
Después lavarlo bien, hago un corte longitudinal y lo troceo en pedazos de unos tres centímetros.
En una cazuela con agua, los cuezo hasta ver que se desprenden la piel.
Escurridos y pelados,  pongo los trozos en un plato o bowl.  Introduzco el bowl en el frigo. Al enfriar es  cuando el almidón se transforma, se retrograda y se convierte en almidón Tipo 3.
Se pueden añadir a ensaladas, tomar a media mañana con unas almendras, etc. 

Las fibras prebióticas incrementan el crecimiento de  bacterias intestinales muy importantes para la salud del ser humano, las bifidobacterias y los lactobacilos. Producen ácidos grasos de cadena corta como el butirato. El butirato es muy importante para la salud del colon. El butirato ayuda a disminuir la inflamación, mejora la inmunidad y puede proteger contra ciertos cánceres.


Beneficios de los prebióticos para la salud.
Mejoran los síntomas del síndrome del colon irritable. 
Atenúan la frecuencia de la diarrea asociada a antibióticos.
Mejoran la disponibilidad y la absorción de  minerales esenciales, como el magnesio, el calcio.
Aumentan la sensación de saciedad,  disminuyendo así el apetito con lo que favorece el adelgazamiento. Previene la obesidad.
Por todo esto y más, debemos comer estos alimentos que nos da la tierra y que de una forma sencilla se cocinan y nos aportan tantos beneficios. 
Las personas que consumen alimentos ultraprocesados , pobres en fibras, como las pizzas, las barras de pan blanco y un repertorio de seudoalimentos que ocupan las estanterias de los supermercados, han de tener en cuenta que deben ir poco a poco introduciendo los alimentos ricos en fibras, para no sufrir de hinchazón  con sus consiguientes gases que tanta incomodidad y dolor dicen causar.