FORMACIÓN EN NUTRICIÓN PARA LA SALUD Y EL DEPORTE


Hace más de veinte años, decidí no incluir más carne de animales en mi dieta.
Dejé de comer carne de: vaca, caballo, cerdo, pollo, pavo. Más adelante prescindí del pescado y los moluscos. Lenguado, bacalao, pulpo, mejillones. Los huevos y lácteos los mantuve en la dieta, no sabía qué alimentos podrían ser los sustitutos de estos, que me aportaran en vegetal, los mismos nutrientes.
La prudencia ha sido mi aliada a lo largo de todos esos años para mantener un estado nutricional bueno. Mi interés era dejar de tomar, ese queso que de vez en cuando consumía, y los huevos. 
Las razones que me han traído hasta aquí: mantener un buen estado de salud, sostenibilidad, ética. y respeto a los animales.

Gremio de arbejos y cebolla.

Cada cual tiene su visión del mundo en que vivimos y de la vida, y es sano, y es legítimo, vivir en coherencia con una misma, sobretodo si se respetan a las demás personas que optan otra forma de alimentarse, y por ende, de vivir, consumir, etc...

Desde siempre he sentido interés por la Nutrición Humana. Ese interés y mi afición por cocinar, han sido la motivación que me ha impulsado a leer y estudiar a cerca de como llevar una dieta adecuada, óptima, equilibrada. 
Si me remonto al inicio de ese estilo de vida, todos los libros que leía, no explicaban mucho a cerca de la dieta vegetariana o vegana. 
Hace unos años, apenas se encontraban libros en las estanterías de las librerías sobre vegetarianismo o veganismo. De la dieta vegetariana casi siempre se ha hablado más de carencias nutricionales que de sus beneficios. Eso me creaba ciertas dudas, sobre todo en torno a la vitamina B12. Suplementar o no. Las proteínas y el hierro, el calcio...
Por mis manos han pasado algunos libros de nutrición. La búsqueda ha sido constante. Pocos hablaban con rigor sobre la dieta vegetariana-vegana. Quizás también porque no buscaba por vías adecuadas, y estaba ocupada con otros estudios y mis trabajos.
 

Buscando, buscando, descubrí estudios y escritos de Joan Sabaté, Walter Willett... algunas dudas se disipaban.
Internet me abrió las puertas a un grupo en España donde se compartían, comparten: recetas, experiencias, y mucho o todo el conocimiento en torno al vegetarianismo, veganismo. 
Recuerdo el hallazgo con gran alegría, alguien parecía hablar mi idioma. Y eso no me hacía sentir menos"rara".


Planta de Kiwi.

En progresión,  y a medida que fui adquiriendo más conocimientos, fui variando y aumentando el consumo alimentos que cubren todos los requerimientos que el organismo necesita.  Más legumbres, más frutos secos y más semillas por otros que consumía como el queso y huevos. 
Desde hace un par de años, mi alimentación está completamente basada en plantas. Me suplemento con "B12 sin ningún pudor". Ya explicaré eso de "sin ningún pudor...", tiene su miga.
Entré en una etapa en la que pude disponer de más tiempo libre, me puse manos a la tarea de encontrar una institución competente donde poder formarme.
El año pasado dí con el ICNS, Instituto de Ciencias y Nutrición y Salud
Me matriculé, comencé los estudios en septiembre de 2016 y los finalicé con éxito en marzo de 2017.
Los profesores del ICNS son investigadores, científicos, Dietistas Nutricionistas, epidemiólogos. Personas muy comprometidas con la salud de las personas.


Acreditado por el Sistema Nacional de Salud 
Ministerio de Sanidad- Comisión de Formación Continuada




También me interesa  La Nutrigenética y Nutrigenómica.


Con Julio Basulto hice un curso para aprender el método:
Baby~Led Weaning.
Alimentación complementaria a demanda. Alimentación complementaria dirigida por el bebé, alimentación libre de papillas.
Se lo recomiendo a toda familia que esté interesada en que sus retoños coman de forma saludable y respetuosa.



Siempre que he podido, también desde hace más de dos décadas; he cultivado de manera ecológica, las hortalizas que consumo, que consumimos en casa: brócoli, cebolla, ajo, berza, repollo, alcachofas, guisantes... Y frutos como: fresas, arándanos, grosellas, etc. 


Brócoli.
Lo que no cultivamos, lo compramos a agricultores locales o del país. No consumo productos procesados, ni ultra-procesados. Tampoco consumo alcohol, ni tabaco. 


Alcachofas del Bosque comestible de Nacho

La dieta vegetariana bien planificada, es una dieta saludable.
Si te interesa cambiar tu dieta por la dieta vegana o vegetariana, la mejor opción es acudir a un Dietista Nutricionista especializada/o en Nutrición Vegetariana o una/un especialista fomada/o en Nutrición Vegetariana avalada por El Ministerio de Salud. Te enseñarán planificar bien.

Pilares básicos. 
Nuestro diálogo más profundo con el ambiente, lo tenemos cuando comemos. Todos los días llevamos la comida adentro de nosotros para sostén de la vida. Por ello es tan importante alimentarse bien, con alimentos naturales. Cocinarlos de manera adecuada. Hay algunos consejos sobre este tema publicados en este mismo blog.  Hay que disfrutar comiendo y hacerlo con alimentos variados, de temporada, ecológicos y kilómetro cero a ser posible.



El deporte es otro pilar importante. Cada día, hay que dedicar un tiempo a ejercitar el cuerpo. Estamos diseñados para movernos. Somos seres articulados. La supervivencia y la evolución del ser humano, ha sido posible gracias al movimiento. Hay que tenerlo siempre presente.
Hay que crear relaciones de calidad con las personas. Relaciones basadas en el respeto y el amor.
Y proponernos retos personales.  Hay que leer, viajar, tocar un instrumento... Hay que hacer cosas que nos gusten. Intentar aquello que te ronda en la cabeza , hacerlo sin miedo.
El vegetarianismo no es solo una forma de comer, es un estilo de vida respetuoso con lo que somos como persona; con el medio ambiente; con las demás personas y los demás seres vivos. 



Continuaré mis estudios en Nutrición Humana, seguiré investigando, leyendo... y escribiendo por aquí.

Vídeos recomendados sobre dieta vegetariana: